Las víctimas de la violencia de género en el mundo rural tardan una media de 20 años en denunciar